LA PRECIPITACION DE DIRIGENTES DEL PRM

 

Por: Ramón Ceballos

 

La precipitación no es lo más aconsejable en la toma de decisiones políticas, sobre todo cuando no se han definido aspectos esenciales que determinarán el curso de los acontecimientos. Hay enfoques completamente equivocados, y uno de ellos es priorizar un ambiente mediático que desde fuera influya para lograr lo que a través del curso normal no se obtiene.

La tesis de que los dirigentes con cierta divinidad están por encima de las estructuras orgánicas es una falsa. Digo todo esto, porque en el ambiente político dominicano, se pretende en éstos últimos años, darle prioridad a determinadas condiciones en un político por encima de la capacidad de la estructuras de la  organización en la que tiene militancia político.  

En el recién formado Partido Revolucionario Moderno, se han constituido en una especie de sabelotodo un reducido grupo de dirigentes que sin tener ningún mandato de los que han decidido asumir el compromiso de integrarse a esa nueva organización, hoy pretenden cercenar el derecho que tienen los militantes a elegir no solo a quienes deben dirigirlos, sino a quienes deben ser sus  candidatos.


Cuál es la razón para que aquellos quienes no les interesa dedicarle tiempo a formar las estructuras de este nuevo partido, porque sus intereses están orientados en otro sentido, hoy quieran salir un año y   7 meses antes de las elecciones a escoger un candidato usando un método que no figura ni en los estatutos del partido, ni en el proyecto de ley que dicha organización ha sometido al Congreso Nacional, para que se convierte en una Ley de partido y peor aún, entrando en contradicción con la Constitución vigente de la Republica Dominicana.


Las encuetas es cierto que pueden indicar una radiografía de un momento político, pero en nuestro país, el descrédito de las encuesta ha llegado a un nivel tan grande que hoy por hoy, nadie cree en los resultados que ofrecen, sobre todo, cuando éstas miden el supuesto nivel de simpatía de un aspirante a una determinada posición política.


Si mayoritariamente los perredeístas han decidido abandonar las estructuras del Partido Revolucionario Dominicano, e integrarse al nuevo PRM, ha sido básicamente, porque le quitaron el derecho a participar en procesos democráticos, y transparentes, y ese derecho a elegir en ese viejo partido se lo han atribuido algunos pseudos dirigentes que solo son peones del dueño del circo.  No creo que los perredeístas  van a abandonar un partido e integrarse a otro donde hagan las mismas prácticas antidemocráticas que ellos anteriormente criticaron.

Aunque es cierto que hay muchos integrantes o simpatizantes del PRM, que en el pasado se han prestado en otras organizaciones donde han estado, sobre todo en el viejo PRD, para hacer muchas acciones antidemocráticas, en esta oportunidad, no puedo pensar que dirigentes como el Dr. Hugo Tolentino Dipp, Milagros Ortiz Bosch, Quico Tabar, Hipólito Mejía, Tony Peña, Cesar Cedeño, entre otros, se confabulen para matar el aliento de democracia que comienzan a construir y prioricen una encuesta como método de elección interna.


El que no cree en la democracia no puede pretender dirigir un partido y mucho menos un país, a través de métodos antidemocráticos. Espero que no busquen también pedir la modificación de Constitución para que esta establezca que las elecciones son muy caras y debemos hacer una encuesta usando firmas tan desacreditadas como Asisa, Gallop, etc.


Si buscan que este nuevo partido inspire confianza y credibilidad en la sociedad, los dirigentes deben dar muestra de que son sinceros, y transparentes, y sobre todo que trabajan para que el PRM sea diferente a los partidos tradicionales. Solo tendrán moral para impulsar la unidad  si son capaces de asumir una orientación correcta, fruto de una discusión participativa,  donde las decisiones reflejen una expresa voluntad democrática de los dirigentes “superiores” con la participación de los dirigidos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0