LAS COMPUTADORAS PARA LOS DOCENTES, O ¡CUANDO LA SAL CUESTA MÁS QUE EL CHIVO!

 

Por: Nelly Amador

 

Al inicio de la gestión de Alejandrina Germán, vivimos la experiencia de financiamiento en computadoras para maestros, en donde decenas de empresas ofertaban sus equipos a los maestros en coordinación con el Ministerio de Educación para el financiamiento de estos equipos. Miles de maestros se endeudaban por varios años, posibilitando que las empresas se enriquecieran así como muchos funcionarios gubernamentales que participaron de este proyecto.


La experiencia fue traumática, pues junto al endeudamiento, los docentes fueron víctimas del engaño, con unos equipos de mala calidad y que se convirtieron en cajas vacías sin que contribuyeran en nada al proceso de formación digital que se esperaba lograr.


Hoy, el Ministerio de Educación vuelve con esta práctica, con la ejecución de un diplomado en Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), mediante el cual la institución educativa busca crear y desarrollar en el profesor las técnicas para la educación actual.


Argumentan que el curso está certificado por el Instituto de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU) y financiado por el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (INAFOCAM).

En cuanto a los contenidos, los profesores recibirán clases de alfabetización digital avanzada, dos módulos de recursos educativos, programación iconográfica didáctica infantil y un último módulo virtual o el diseño del aprendizaje para el siglo XXI.

Si bien es cierto que tenemos algunas aprehensiones  sobre la forma en que se ha hecho este proyecto y la selección de los maestros participantes, concebimos como interesante los propósitos que se persiguen, pues quienes nos conocen y dan seguimiento a las reflexiones que compartimos cotidianamente, habrán observado nuestro interés en que los maestros y maestras se entusiasmen y participen de entrenamientos y formación oportuna en todos los aspectos relacionados con la cualificación para el mejor desenvolvimiento de su labor educativa y de convivencia social.

Para dotar de laptops a los docentes, se ha dicho que el Ministerio otorgará un crédito que será pagado durante tres años con cuotas fijas que totalizarían más de veinte mil pesos y que el otro cincuenta por ciento sería cubierto por el Ministerio para quien –junto a los impuestos—tendría una inversión que sobrepasa los doscientos millones de pesos.

Esto quiere decir que los equipos computacionales tendrían un costo aproximado a los mil dólares, amén de que deberán costearse los servicios de internet, cuestión que se chupará – y no en forma virtual-- el exiguo aumento del 12% que se hizo en diciembre pasado. 

Creemos que debe conformarse una comisión en donde participen los docentes, su sindicato y la Coalición por una Educación Digna, que junto al Ministerio seleccionen las mejores ofertas en el mercado internacional para la adquisición de esas computadoras, consiguiendo exoneración de impuestos que busque los mejores precios que no sobrepasen los trescientos dólares y que a los docentes les sean donados estos equipos computacionales, pudiendo utilizarse recursos presupuestados del 4% en el Ministerio para las llamadas emergencias, publicidad y compra de equipos.


La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) como mecanismo para la defensa de nuestros maestros y maestras, está compelida a investigar con profundidad los aspectos económicos relacionados con la adquisición de estas computadoras, en el Ministerio de Educación, a los fines de garantizar que nueva vez no se engañe a los maestros y maestras, endeudándoles y atándoles económicamente  con un proyecto que puede formularse de la mejor manera posible y obtener unos resultados satisfactorios para la clase magisterial.

Ojalá estemos a tiempo para evitar un nuevo engaño al magisterio nacional.-  

 

La autora es Educadora y fundadora de la ADP.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0