Consumo de alcohol y daño cardiaco, que tan grave es el problema?


Por Dr.Eliscer Guzmán
 


New York- En los Estados Unidos 53 % de la población consumen alcohol con cierta regularidad y 61 millones de personas consumen más de 5 tragos de bebidas alcohólicas en una sola sentada por lo menos una vez al mes. 


Las consecuencias más comunes de este consumo son una elevación importante en los niveles de presión arterial pero más comúnmente el desarrollo de arritmias cardiacas, específicamente fibrilación auricular en lo que se ha denominado el síndrome del corazón del día festivo o día de fiesta. Esta arritmia es importante porque se estima que cerca del 20% de los accidentes cerebrovasculares, en particular infartos cerebrales, se producen como resultado de la fibrilación auricular. 


En la gran mayoría de los casos y a pesar de que más de 6.1 de millones de americanos sufren de este desorden del ritmo cardiaco (fibrilación auricular) la gran mayoría de los casos no son percibidos por los pacientes que la sufren a menos que el pulso sea rápido. En un estudio publicado recientemente llamado "Reveal"se demostró como personas a alto riesgo de padecer la arritmia (diabéticos, hipertensos, obesos, personas con apnea del sueño y tomadores de alcohol habituales), la detección de fibrilación auricular fue cerca de un 16% con monitorización cardiaca prolongada, pero lo alarmante en este estudio fue que la gran mayoría de los estudiados desconocían que padecían el trastorno.

 
Quizás más preocupante es un reporte publicado en la revista del colegio americano de cardiología que reporta que en algunas personas un solo trago de alcohol añadido puede aumentar el riesgo de desarrollar episodios de fibrilación en un 8% contradiciendo el popular argumento de que tomar alcohol en pequeñas cantidades previene el desarrollo de enfermedades del corazón.

 
Más que una verdad científica un deseo ferviente de todos los que en ocasiones disfrutamos de un traguito de vino. Cuál es el mecanismo o los mecanismos envueltos en las propiedades arritmogenicas del alcohol? Sin lugar a dudas hay evidencias claras de que el alcohol estimula el sistema simpático que resulta en la liberación de epinefrina y norepinefrina y posiblemente de Cortisol, todos resultando en diversos y múltiples tipos de trastornos del ritmo cardiaco además del conocido efecto de elevación de la presión arterial, y agrandamiento y debilitamiento del músculo cardiaco (cardiomiopatía alcohólica). Como mencione hay otros mecanismos como alteración de la conducción eléctrica y estructural del músculo auricular y miocardio que también favorecen el desarrollo de estas disrrithmias cardiacas.

En conclusión y tal y como dijo el filósofo y maestro persa RUMI hace más de 8 siglos: todo lo que consumismo o poseemos por encima de lo que necesitamos es toxico y se convierte en dañino no importa que sea el poder, la pereza, la comida, el miedo, la ira y sobre todo el EGO. A esta lista podemos añadir el alcohol.