· 

¡AY, MI DIOS! Y ES ASÍ COMO GASTAN NUESTRO 4% EN EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN?

Por: Nelly Amador

 

Estoy muy preocupada por el cómo se está distribuyendo nuestro 4% en el área educativa. Oí una explicación que daba un experto sobre la preparación del presupuesto nacional y entre las cosas que analizaba, cuestionó la forma en que se han gastado parte de los recursos del 4%.

 

De todas las que cuestionó me impactó que desde ese fondo que aporta el 4% se gaste más de un millón de pesos diario en promoción, en propaganda, que de hecho parece más una promoción política que informaciones válidas para el sistema educativo. Si multiplicamos ese millón y pico por los 365 días del año, estamos hablando de más de 400 millones de pesos al año que lo gastan por este concepto.  Y por qué no dedicárselo a los docentes para fortalecer la calidad de la educación, dando una capacitación presencial activa en las aulas, con los materiales que necesitan, nombrando todo el personal? Pues este año uno de los escándalos es --y que nadie hace caso-- la cantidad excesiva de alumnos que tiene cada maestro, en algunas regiones hasta con más de 60 muchachos por curso.  Y esto dará buenos resultados en la jornada escolar extendida? No lo creo.  Y si por lo menos con estos millones nombraran a los talleristas, mejoraran la calidad de la comida, y que sea servida con dignidad, entonces otros resultados nos aguardarían.

 

Yo creo que de una vez y por todas, el Ministerio de Educación debe saber elegir las prioridades y gastar ese 4% en lo que realmente se necesita, y no en lo que ellos consideran de promoción política.

 

 

La sociedad, los padres y madres, deben cuestionar profundamente todo esto y sacarse de la cabeza que es un regalo que nos hace el gobierno y  exigir, ayudar, no permitir todo lo que está pasando en las escuelas, pues la gente se cree que es un favor que le hacen y no pueden cuestionar nada, incluyendo a los maestros que no están siendo críticos, no exigen lo que deben en las aulas, tienen miedo a cuestionar, porque creen que si lo hacen serán castigados, cancelados y esto nos perjudica a todos, pues vamos a tener una población estudiantil, sumisa, desinteresada y hasta mediocre.

 

Creo que los maestros, la sociedad civil, los grupos organizados, deben participar más y exigir un presupuesto con prioridades y que se gaste en lo que realmente se necesita gastar. Considero que no estamos actuando de forma democrática sino por el contrario, lo estamos haciendo con prepotencia, apabullando y a la larga esto no da buenos resultados.

 

El Ministerio de Educación debe involucrar a la Asociación Dominicana de Profesores –ADP--, a las Asociaciones de Padres y Madres y Amigos de la Escuela –APMAE--, en los planes y proyectos, incluso en el proceso de evaluación de desempeño, para que no se convierta en una supervisión y castigo. También debe, pero ya, llamar a concurso para todas las vacantes de directores que quedaron con el proceso de jubilación.  Si no se toman las medidas para flexibilizar el ambiente de cómo se sienten los maestros, perseguidos, sin libertad, sin democracia, vamos camino de forma irremediable a los años perdidos.

 

La autora es Educadora y fundadora de la ADP