EL PRIVILEGIO DE CAMINAR POR LAS CALLES

 Editorial

 

Con frecuencia escuchamos a profesionales de la conducta y otras personalidades, oponerse a la modificación del código penal ,para aumentar la pena a responsables de cometer determinados delitos.

 

Esos profesionales pueden o no tener razón.

 

Lo que sí es cierto. es que nuestra nación  debe imitar algunos ejemplos que en esta materia, exhiben sociedades organizadas.

 

QuIen comete un genocidio, como el asesinato  de su propia esposa y sus tres hijos, la pena menor que debe recibir es ˮPerder el privilegio de caminar por las calles de República Dominicana, mientras vida tenga ˮ.

 

 

Es preciso reformar nuestros códigos ,e incluir la acumulación de pena y la privación definitiva de la  libertad por toda la existencia de criminales de ese tipo.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Oceania (miércoles, 21 febrero 2018 12:49)

    Claro. Algo hay que hacer en este país para que ese tipo de persona sea retirado de la sociedad.