· 

Curriculo por competencias

Nelly Amador

No creo que estemos preparados para su aplicación. Para lograr tal cosa debe haber el conocimiento al respecto, los satisfactorios suficientes de los maestros y maestras que lideran ese proceso junto a los estudiantes y la comunidad educativa en general.

Otro elemento para tomar en cuenta es si en el sistema educativo sus funcionarios, indagaron, hicieron los estudios que tomó en cuenta nuestras particularidades, desarrollo económico, político, para determinar si lo que nos corresponde es un sistema de currículo por competencia, o es que hemos hecho una simple copia de otros países.

Creo que debimos comenzar por un plan piloto, o no sé si es que no se ha promovido lo suficiente y el cómo llegamos a generalizarlo en todo el sistema educativo y en todos los niveles.

No creo que el magisterio tiene el empoderamiento suficiente de qué es el currículo por competencia, de haber llegado tan lejos en dos años, en donde se le ha cambiado el sistema de evaluación, porque ahora se hace por cortejo, no por número, se eliminan los exámenes. Cuáles herramientas se la ha dado a los maestros que para que comprueben si los estudiantes han asimilado lo contendidos que les suministraron.

Tengo muchos temores, y ya que están en eso, deben combinar si de verdad no nos queremos convertir estos años en década perdida, debemos combinar para obtener una calidad, pues ahora todo el mundo tiene el discurso de que lo prioritario es la calidad de la educación.

Entonces por qué no se envían a todas las escuelas la evaluación del desempeño que se ha cacareado tanto como lo mejor que se ha hecho, lo moderno, pero llegaron a las escuelas para evaluar el resultado del currículo, ¿para saber si ha habido logros?

Además, si se envían a las escuelas y se hace uso adecuado de la tecnología como metodología para un seguimiento de calidad, y se distribuyen los técnicos para que den las escuelas el acompañamiento de rigor, se haga la planificación y se voltean esos resultados para que se reflejen en la calidad, pues lógicamente en última instancia este proceso debe ir de la mano con ese currículo por competencias.

¿Tenemos claro los educadores la competencia entre quiénes? ¿En qué?, ¿Se tienen los suficientes matices en cada región y comunidad para saber qué es lo que cada alumno debe aprender?, las necesidades del mundo laboral, ¿quiénes establecen estas prioridades?  suponiendo que todo no debe ser lo mismo para todo el país. Debemos conocer que dicen nuestros empresarios, instituciones, qué es lo que necesitamos y entrar en la competencia a partir de evaluar los resultados en la comparación con nosotros mismos y con otros países, para que sea analizado desde el punto de vista de lo relativo y de lo absoluto.

A parte de la evaluación que debe hacerse, también está el asunto de la jornada escolar extendida, que todavía hoy sigue siendo aquellos centros donde los padres y madres llevan a sus hijos, les brindan supuesta alimentación, les retienen hasta las horas de la tarde, sin embargo, no se tiene claro qué necesitan realmente, y no es posible que pasen todo un día con cuatro materias denominadas básicas, sin haber incorporado el arte, la música, deporte, la tecnología.

Creo que sobre esto debemos seguir hablando, debatiendo estas ideas que surgen para motivar esas reflexiones que debemos hacer, para que estemos más cerca de nuestra sociedad, pues lo que se publicita está muy lejos de la realidad. Discutir sobre los resultados del currículo anterior y cuáles son las nuevas exigencias que planteamos en currículo que levantamos hoy por competencias.

 Espero que todo el que pueda contribuya con este proceso de cambios, que no sean tan bruscos y de una sola visión, sino que el ejemplo del proceso en el plan decenal de los años 90 sea emulado y no que se tomen decisiones en cuartos fríos sin participación y con una visión distorsionada. Que nos venden la idea de que todo es tecnología, que botamos el cuaderno y el lápiz para usar la table y la laptop, mediante una publicidad engañosa que desdice mucho de la realidad que nos golpea en la cara cotidianamente.

Escribir comentario

Comentarios: 0