· 

La maestra Yvelisse Prats de Pérez se ha sembrado para siempre como una semilla en el corazón de su pueblo.

Maestro Rafael Nino Féliz 

 

El pensamiento de Eugenio María de Hostos, Salomé Ureña y Paulo Freire fue siempre el horizonte, promovido y practicado, del magisterio de la insigne profesora Prats de Pérez.

 

Ella es, y será siempre, la fuente eterna, en su despedida a otro universo, del verdadero sacerdocio y magisterio adonde las presentes y futuras generaciones de maestros y maestras podrán beber en la cristalina copa del amor a las aulas y a la enseñanza-aprendizaje. 

 

Tuve el inmenso privilegio de ser su alumno durante dos semestres consecutivos en las aulas de la universidad, la UASD; pero fuera del aula, en los pasillos, los jóvenes no inscritos en sus secciones de estudiantes se aproximaban a las persianas para escuchar su magisterio y su irrenunciable voz de constructora de sueños y esperanza. Ellos también son sus alumnos en el cariño, amor y admiración. 

 

Me inclino ante su grandeza y ejemplo. Paz a su alma! Buenas 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Bsrtolacp@outlook.es (martes, 13 octubre 2020 14:31)

    Se fue dejando buenas semillas, solo hay que conocer como utilizar los valores inculcado en sus obras como ejemplo de humildad, docente, política y familiaridad.

  • #2

    Ramona Paulino (martes, 13 octubre 2020 18:04)

    Doña Yvelisse, fue una maestra con carácter muy definido, sencilla y creativa, fue la primera ministra que se ocupó de la salud de los maestros, implementando el seguro de los maestros, en todas las escuelas del país, paz a su alma, fortaleza para sus familiares