· 

Nino Féliz: “A los estudiantes pobres sólo les quedan los sueños y la esperanza”

 

Por ELOY ALBERTO TEJERA

Rafael Nino Féliz, ex vicerrector (dos veces), uasdiano hasta el tuétano, también poeta y humanista en el sentido más amplio de la palabra. Su larga trayectoria en la Universidad Primada de América hace que conversar con él sea una fuente de conocimiento y de anécdotas que enriquecen el intercambio.

Ha publicado libros de poemas, ha orientado generaciones de jóvenes que hoy son profesionales en distintas áreas, y con muchos de los cuales se encuentra, y le recuerdan un consejo que les cambió la vida, o una frase que resultó determinante para que ellos siguieran adelante.

Pero también nunca ha dejado de ser revolucionario, activista social, y ligado a las causas de los de abajo: defendió Loma Miranda, Los Haitises. A la Isla Artificial se opuso.

Si de algo se siente orgulloso, más allá de sus evidentes logros personales, es haber podido enrumbar correctamente la vida de un estudiante o que un ser humano, por una palabra de él dicha, en el momento y en la circunstancia esencial, no haya resultado desnortado o se haya perdido en la existencia.

Empezando por la pandemia, esto que le ocurre a todo el mundo ahora, Nino Féliz estima que ésta ha desvelado niveles de pobreza y de marginalidad que estaban ocultos y que muchos no se daban cuenta.

Narra que en muchos casos ha podido ver el directo el drama. De ahí que impartiendo docencia a través de la plataforma Zoom ha visto estudiantes que viven en casas con techos de zinc, la precariedad en los rostros, “niños sentados en las piernas de una madre que tiene un rostro triste, deprimido”.

Para este maestro y académico, es esencial ver los rostros, establecer la presencia como eje vital, aunque estemos en este mundo de pandemia que tiende y obliga a lo digital, a la enseñanza desde lo remoto, y donde la distancia se hace obstáculo a salvar para impartir docencia y expandir el conocimiento.

Emocionado, Nino Féliz recuerda que hace unos días el panorama que rodeaba, nada agradable, a una estudiante, le empezó a decir un discurso de superación, a expresarle que ella podía salir adelante pese a las adversidades, “y el niño de cuatro años que escuchaba dijo: ‘mami el profesor es bello’”. Y esa frase le llegó a alma.

Pero si algo le preocupa a este uasdiano de corazón es la pérdida de los valores. “Los niveles de solidaridad eran mayores anteriormente. La sociedad se ha vuelto muy individualista”, asegura Nino Féliz, para quien la ideología individualista se ha apoderado de la sociedad, lo que ha contribuido a que se haya parido un sujeto más indiferente ante los problemas humanos.

A juicio de este orientador de generaciones, se debe empezar a trabajar en la educación integral y en la formación de valores, pues la degradación en que está sumida la sociedad así lo requiere. “Tenemos que recuperar el origen tradicional de ciertas costumbres, la formación ética”, dice.

Para Nino Féliz la peor caída es una escuela. Por eso incentiva a sus estudiantes a que no pierdan la fe y pese a toda oscuridad, sepan que hay que saltar las precariedades, vencer todo lo que impida llegar a la preparación, al conocimiento que libera los espíritus.

Grandes autores

La pasión de Nino Féliz es guiar, enseñar. Ser un fanal, un poste indicador en el camino de crecimiento de los estudiantes. Él ha enseñado a través del tiempo y durante muchos años, matemática, gramática, redacción, materias vitales para el desarrollo intelectual de los estudiantes.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0