· 

La hora de la justicia y el cambio de época política

Por RAFAEL NINO FELIZ

Estamos frente a una ciudadanía distinta y frente a una nueva sociedad. La Plaza de la Bandera es, simplemente, un indicador sociológico y político de una nueva época política vertebrada y cuajada en la conciencia nacional a través de la lucha reivindicativa de los movimientos sociales. La articulación de estos movimientos de protesta fue encabezada por jóvenes a nivel mundial.

La República dominicana fue escenario de grandes luchas con una significativa participación de la juventud. Este proceso trajo como consecuencia la conformación de una conciencia cívica a un nivel superior marcada esencialmente por acciones múltiples de anticorrupción y el reclamo de una justicia independiente. Luis Abinader, quien jugó un papel activo y de apoyo en dicho proceso, encarnó la lucha popular de la nación y las aspiraciones de esa nueva sociedad.

Es necesario señalar que los elementos fundamentales que hicieron posible la victoria electoral del pueblo dominicano frente al poder omnímodo y avasallante de un gobierno y un partido que controlaban todas las instituciones, incluyendo las finanzas públicas a través de la corrupción más grande que se haya conocido en la historia del país, fueron la lucha de la nueva sociedad que se ha forjado reflejada en una real ciudadanía y también, afortunadamente, la figura política y la imagen pública transparente de Luis Abinader. Sin esos dos elementos no hubiese sido posible sacar del poder al PLD.

Las acciones judiciales realizadas por la justicia independiente, lograda por la lucha del pueblo dominicano y establecida por el actual gobierno que encabeza Luis Abinader, han recibido el más formidable respaldo popular jamás visto en la historia política del país. Aunque el pueblo celebra el papel de la nueva justicia, la fortuna robada al Estado es tan inmensa, que el PLD sigue siendo una real amenaza para la estabilidad pública y para el mismo desarrollo del proceso que lleva a cabo la propia justicia. En tal sentido, el proceso de recuperación de los bienes públicos robados es tan importante como la condena en años por el delito cometido contra el Estado y la sociedad

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0