· 

Los últimos aletazos de Trump contra Cuba

Por RAFAEL NINO FÉLIZ

El mundo necesita saber, en términos económicos, financieros, políticos, sociales y humanos qué significa ese bloqueo. 

Nadie duda de que el tiempo del presidente Trump termina en menos de una semana y muy pocas horas. Sin embargo, es -simplemente- la antesala del final político de su gestión como jefe de la Casa Blanca. En este corto tiempo que le queda, con menos control emocional, cada día, allí en el poder, Trump seguirá haciendo algunas de sus cosas insólitas y absurdas. Dos tramos temporales tenemos de frente: su salida de la Casa Blanca y su propia y particular vida fuera del gobierno.

Cuando mucha gente creía que después del asalto al Congreso de los Estados Unidos, el hoy presidente saliente se iba a estar tranquilo -aunque nosotros escribimos en esa ocasión, que era la antesala de sus acciones finales-, tomó la decisión antihumana y antehistórica de colocar a Cuba en la vieja lista prefabricada de países terroristas. Él retornó al pasado, que todos suponíamos superado, después de la reapertura de las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos, reestablecidas por Barack Obama y Raúl Castro; esta medida de Trump es un gran desacierto político muy lamentable para los países y pueblos del mundo.

Antes de esta medida reciente de Trump contra Cuba, el último mes del año 2020 cerró el penoso y criminal proceso de eliminar el envío de las remesas de los cubanos residentes en los Estados Unidos a sus familiares en Cuba. ¡Qué abominable crimen contra un pueblo! ¿Cuántos son los millones de cubanos que recibían esas remesas para solventar problemas familiares? Tal y como lo hacemos los dominicanos y otros países hermanos de Latinoamérica y del mundo. Lo narrado desnuda la naturaleza del Bloqueo contra Cuba.

El mundo necesita saber, en términos económicos, financieros, políticos, sociales y humanos qué significa ese bloqueo. Es fácil suponerlo, si analizamos que la base teórica y política de dicho bloqueo es: "crear desaliento, muerte, enfermedades... y desesperación en la población". Imagínense la base política de un hecho tan incalificable.

De todas formas, a los seres humanos que viven en el mundo sólo les queda darle seguimiento, cada día, a los últimos días de la vida más atípica de un hombre hecho presidente, producto de la mercadología y la publicidad para "dirigir" a la nación más poderosa tierra. La vida de Trump es una incógnita que no hay ecuación que la defina. Equis (X) siempre será su valor matemáticamente desconocido. Él espera en la antesala. Su final nadie lo sabe.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0