· 

2021 y Creación de Millares de Empleos en RD

Con la caída del sector turístico, la pérdida de empleos,  la quiebra que representa esto para el sector agropecuario, y la reducción de ingresos al gobierno, son señales que deben servir de brújula para reorientar la política de desarrollo del gobierno.

 

La cual no puede seguir basada su estabilidad macroeconómica en endeudamiento externo. Sobre todo, para convertirla en deuda mala, que es aquella que no va enfocada a crear riqueza y capaz de repagarse.

 

La crisis generada por la pandemia, la reorientación de las economías global, hacia lo que es esencial como prioridad, como es la alimentación, son señales claras que indican hacia dónde debemos ir como país.

 

Debemos avanzar hacia convertir RD en un importante suplidor global de productos alimenticios, frescos y procesados. Para lo que es vital maximizar las áreas de siembra y crear la infraestructura industrial para procesar e industrializar nuestra producción. Y crear centros de distribución en USA, CANADA, EUROPA, CHINA y RUSIA.

 

Otro elemento fundamental, es que estas iniciativas productivas, su requerimiento de divisas es mínimo.  De manera que pueda ser impulsando un desarrollo basado en el RD$ peso, y si es necesario con inorgánicos, los cuales luego serían recogidos a partir de las divisas producidas con la producción y las exportaciones.

 

Los sectores más óptimos para desarrollar por su potencial de tener demanda constante global, de crear empleos, de exportación y  de inducir la creación de empresas conexas son; maximizar el uso de suelo para desarrollar la agropecuaria, el sector pesquero, la acuicultura y la maricultura.

 

Y, por supuesto, la creación o construcción  de agroindustrias, o plantas procesadoras de alimentos en cada municipio del país. Para que RD pueda estar en capacidad de procesar los alimentos producidos en los sectores antes mencionados, lo que multiplica geométricamente la capacidad exportadora de la RD. Y luego su valor convertido en acciones de 100 pesos y vendidas a los ciudadanos o inversionistas interesados para seguir construyendo.

 

Y como efecto inmediato, de paso se incentivaría la dinamización del sector construcción y del sector metalmecánica por la construcción de estas agroindustrias. Al tiempo que se crearían millares de empleos de forma simultánea en todos las comunidades del país. E incentivaría al sector privado a construir otras. Donde el sector cooperativo puede jugar un rol protagónico apoyando su financiamiento.

 

Y, lo bueno es que,  en su mayoría, este plan podría ser ejecutado o  realizado con pesos moneda nacional, sin requerir de divisas, ni endeudamiento externo. Y al mismo tiempo tiene el potencial de incrementar o multiplicar las exportaciones y por tanto la producción de divisas.

 

Un tema clave es que hay que poner en producción todo las áreas cultivables. Aquellos propietarios de tierra, que no están interesados en ponerla a producir, debe crearse una legislación especial para arrendarlas, con el Estado como soporte, o adquirirla de forma financiada, y re-repartida entre aquellos interesados en trabajar.

 

Pero la situación en RD, requiere,  poner a todo el país en producción y maximizar exportaciones. Para poder producir los recursos para construir los parques industriales tecnológicos que se requieren para dar el santo a la sociedad post industrial. 

 

A mi modo de ver, este debe ser el destino de los limitados recursos existentes.

 

El autor preside el Partido Quisqueya Potencia.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0