· 

Las elecciones de Ecuador: señales de nuevos tiempos

Por: RAFAEL NINO FELIZ

En el fondo de la contienda política electoral del Ecuador queda, casi borrado en la historia política de ese país, Lenín Moreno, un político de izquierda que camina por la derecha.

 Las realidades políticas de los pueblos son dinámicas como la misma vida biológica de los seres vivos; y es que no hay que ser cientista social para saber que cada sociedad es una entidad histórica, política, social y económicamente viva y en constante movimiento cuya existencia depende de ciclos históricos determinados, movidos por relaciones multifactoriales que se concatenan a lo interno y a lo externo -de manera global- con todo el universo de nuestros países.

Las elecciones celebradas en medio de la pandemia de la República Dominicana, Bolivia, después del golpe de Estado, Estados Unidos y de Ecuador se producen bajo el reclamo popular de amplios sectores de la sociedad por un cambio político, reclamado por partidos y movimientos sociales que promovían -y promueven- niveles de transformaciones en nuestros Estados para abrir el camino hacia un nuevo horizonte.

En todos los países mencionados anteriormente debemos observar que el mal manejo de la pandemia por sus respectivos gobiernos fue un elemento común; los presidentes de los cuatro países tuvieron un pésimo desempeño en el manejo de la pandemia, teniendo cada uno de ellos indicadores alarmantes de número de contagios y de fallecidos por causa del virus que ha afectado a la humanidad desde principios del año 2020; además de otros serios problemas de carácter político, social y de administración pública. Entre esos países de iguales características, sólo falta Brasil para definir su situación a futuro.

Ecuador ha celebrado sus elecciones esta semana; es un país con 13 millones de electores; 410,000 en el exterior; con un poco más de 258,000 afectados con la covid-19 y más de 15,000 fallecidos por dicha pandemia. Los resultados electorales favorecen con 32% al joven de 36 años, Andrés Arauz, apoyado por Rafael Correa, y quien fuera ministro de Economía, en primer lugar.

El segundo lugar lo ocupa Guillermo Lasso con fracciones sobre el 20%, empresario financiero de la banca ecuatoriana; y con poquísima diferencia, pero también con fracciones sobre 20%, y aunque hay reclamo de revisión, está colocado, en tercera posición, Yaku Pérez, candidato de los indígenas, con una larga hoja de lucha por el medio ambiente y contra el racismo en la sociedad.

Y en el fondo de la contienda política electoral del Ecuador queda, casi borrado en la historia política de ese país, Lenín Moreno, un político de izquierda que camina por la derecha y que ocupara la Vicepresidencia con Correa y la Presidencia también con el apoyo de este último. Julián Assange será la pesadilla que acompañará para siempre la vida de Lenín Moreno, por desampararlo, quitándole la inmunidad diplomática mientras se encontraba en condición de refugiado en una embajada ecuatoriana.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0