· 

Una obra construida con la recuperación del dinero robado

Por RAFAEL NINO FÉLIZ

Construir una obra, por pequeña que sea, como producto de la recuperación del dinero robado tiene un valor más allá del servicio

El pueblo quiere ver una obra construida con la recuperación del dinero robado. Sabemos que hemos escrito varios trabajos sobre la necesidad de la recuperación del dinero robado al pueblo dominicano en las gestiones de los gobiernos pasados. Son miles y miles de millones de pesos y de dólares robados al Estado, de la manera más bestial, vulgar y salvaje. ¡No me pidan facturas! Miren los ojos del pueblo como lloran. No se salvó ni el Banco de Reservas. "Todo fue corrompido", tal y como dijo el Dr. Hugo Tolentino Dipp.

No me digan que después de la batalla victoriosa, les falta poder creativo y visión estratégica. No me digan que les falta inteligencia política. ¿O piensan que estos estafadores públicos son tan pendejos para cruzarse de brazos? No me digan que ignoran que esta claque pueda gastar en la conspiración contra el gobierno cien millones de pesos diarios en los medios de comunicación y en los barrios, y durar medio siglo y no ver acabar el capital robado.

Construir una obra, por pequeña que sea, como producto de la recuperación del dinero robado tiene un valor más allá del servicio que ella misma ofrece a una comunidad o sector social. Ella tiene un valor moral que conmueve a la conciencia nacional, como la conmovió la toma de la Plaza de la Bandera por la juventud, convertida en ejército popular de la nación. ¡Empecemos la obra…!

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0