· 

El pueblo debe conocer monto y estrategias de la corrupción

Por Rafael Nino Féliz

 

 No se conoce el valor estratégico, político, cívico y educativo de un proceso de esta índole a nivel de la conciencia social.

 

No hay duda de que el pueblo dominicano reconoce y respalda al presidente Luis Abinader por los esfuerzos que está realizando con el propósito de producir una verdadera revolución moral en la administración pública contra la corrupción, sin importar el color del partido, rango y nivel social de los políticos corruptos.

Es evidente que ha faltado una política y estrategia de información y educación a la ciudadanía sobre los hechos de corrupción y cómo se produjeron en cada una de las instituciones. De no educar e informar al pueblo sobre estos hechos, ocurrirá que la cotidianidad y el diluvio de miles de informaciones sobre otros temas, terminará desinteresando a los sujetos sobre el tema de la corrupción y terminarán desviando su interés hacia otros asuntos de su vida diaria.

Los funcionarios del gobierno han debido explicar públicamente cuáles han sido los resultados de las auditorías internas realizadas por expertos auditores en sus respectivas dependencias. Muy pocos lo han hecho, pero estamos a tiempo.

Da la impresión de que no se conoce el valor estratégico, político, cívico y educativo de un proceso de esta índole a nivel de la conciencia social. Es como si se desconociera la naturaleza del poder político y la comunicación política.

De no definir una línea clara de comunicación política a la población con relación a los hechos de corrupción de los gobiernos pasados, los sectores populares y movimientos sociales terminarán enfocando su atención sólo en los actos de corrupción que pudieran producirse en la presente gestión de gobierno, olvidando los actos de estafa de los bienes públicos de las gestiones pasadas y a los responsables de las mismas. Así operan las masas

 

Escribir comentario

Comentarios: 0